Lo que aparentaba ser un tumor maligno, terminó siendo algo completamente desconcertante.

Lo que aparentaba ser un tumor maligno, terminó siendo algo completamente desconcertante.60shares

En el campo de la medicina se han visto cualquier cantidad de casos, unos más sorprendentes que otros. Muchos se asustan cuando acuden a la consulta y la primera impresión de los doctores es poco prometedora. Sin embargo, es únicamente hasta que se agotan todos los exámenes de rigor que se tiene la última palabra y, aún así, sólo hasta que se hurga dentro del cuerpo es que pueden cerciorarse de que su presunción sea cierta.

Para este caballero, pasó de estar al borde de la muerte a reírse de su diagnóstico final. Fumó durante muchos años de su vida y estuvo con una tos por más de un año. Debido a eso, se presumía que estuviera teniendo cáncer de pulmón, apoyado además en una masa extraña que se veía en sus radiografías. Para sorpresa de todos, incluso de sus médicos tratantes, al salir del quirófano quedaron boquiabiertos con lo que se trataba. ¿Sabes qué pudo ser? Entérate a continuación. Al llegar al final comprenderás por qué es tan importante no perder de vista a los niños en casa.

El paciente en cuestión se llama Paul Baxter y a sus 47 años tuvo que hacerle frente a un diagnóstico bastante complicado.

Estuvo cerca de un año con una tos persistente, razón por la cual acudió al médico. Debido a sus serios antecedentes, su estado no era demasiado alentador.

Había tenido por muchos años el hábito de fumar y todos asociaron su estado con este hecho.

Comenzó así un minucioso proceso de exámenes médicos para dar con su padecimiento real, aunque ya le habían adelantado que su sintomatología podría ser un indicio de cáncer de pulmón.

Los resultados de los rayos X fueron bastante perturbadores.

Se apreciaba una masa extraña que se presumía sería el tumor pero, al hacerle estudios más profundos, se dieron cuenta que era algo completamente distinto, al punto de poder ser extraído y continuar con su vida con total normalidad. ¿Te atreverías a adivinar de qué se trataba?

"Antes. Después".

El cuerpo extraño que tenía alojado dentro de su pulmón era ¡UN PEQUEÑO CONO PLÁSTICO DE JUGUETE!

Y no sólo eso, sino que según su propio testimonio lo aspiró cuando tenía apenas 7 años y no lo recordaba desde entonces.

Ningún médico se explica cómo pudo pasar desapercibido por tanto tiempo.

El mismo Baxter explica que en anteriores ocasiones estuvo hospitalizado por varias enfermedades, tanto respiratorias como de otro tipo, pero jamás se habían dado cuenta de que este fragmento plástico se encontraba dentro de su pulmón.

Baxter comentó a los medios de comunicación lo siguiente:

“Estuvo allí por 40 años. Tuve neumonía cuando tenía 18 años y nada fue encontrado en ese entonces. Estuve en el hospital en 2004 con un absceso cerebral y me hicieron una resonancia magnética, pero de nuevo no se detectó nada”.

Agregó luego:

“Hice lo que todos los niños hacen. Solía comer mis juguetes. Debo haberlo tenido en mi boca y bajó por mi tráquea. Pero no recuerdo haber sentido nada”

Manifestó sentirse muy afortunado por su suerte, ya que pasó de estar al borde de la muerte a afrontar un hecho un tanto divertido.

“Cuando el médico dijo que podía ver algo naranja en el fondo de mi pulmón… No sabía ni qué pensar... No me explicaba cómo una cosa tan pequeña y naranja podría estar allí. [Cuando lo sacaron] todo el mundo empezó a reír, los médicos, las enfermeras, todos nosotros”

Concluyó diciendo: “Creo que lo conservaré para siempre”.

¡Mira más de cerca lo diminuto que es!

Exhorta a prestarle mayor atención a los niños.

"No, no estaba en la repisa de la chimenea. Estaba en un frasco que me dieron, en el armario. Creo que lo guardaré por siempre, lo pasaré a mis nietos. Ahora tenemos que vigilarlos cuando estén alrededor de los juguetes. Tenemos que hacerlo”.

Su caso será expuesto en una próxima edición de la revista "British Medical Journal".

Para que la gente esté consciente de qué cosas como éstas pueden pasarle a sus hijos en casa y quizás no correr con tanta suerte como Paul.

Se considera una hazaña que durante tanto tiempo se alojara allí sin manifestar síntoma alguno.

Lo más que hay que rescatar de su historia es que nunca es exagerado el cuidado que tengamos con nuestros hijos.

Es importante considerar las recomendaciones de las compañías de juguetes cuando recomiendan una edad mínima para sus productos o advierten que contienen piezas pequeñas. 

"Peligro de asfixia - Partes pequeñas no aptas para niños menores de 3 años".

La seguridad de los más pequeños de la casa está en nuestras manos.

No la tomes a la ligera. Sus cuerpos son tan frágiles que algo tan inocente como un diminuto juguete puede causar serios estragos en su salud. PENDIENTE CON ESO.

¿Qué fue lo más disparatado que te ocurrió cuando eras pequeño? ¿Has escuchado sobre algún otro caso similar a éste? COMENTA y COMPARTE con tus conocidos para que se mantengan alerta de este tipo de incidentes.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR